Fatal deslizamiento aplasta al menos 5 casas en Auquisamaña


"¡No tenemos nada! ¡Nada! ¡No me voy a calmar!, ¡lo hemos perdido todo ¡todo!”,  lloraba una niña de nueve años, a quien sus papás no podían consolar, porque sus lágrimas eran la prueba de  que ella tenía razón. Cubiertos de polvo, lo único que hacían era abrazarse entre ellos y llorar. El cerro de Auquisamaña se derrumbó sobre su vivienda.

Ayer a las 15:30 los vecinos escucharon el sonido de golpes sobre los techos de sus casas.
Cuando algunos salieron a ver  qué ocurría, el cerro se vino encima de varias casas. Entonces, lo único que atinaron a hacer fue correr para salvar su vida.

El desastre se pudo ver desde la avenida principal de Auquisamaña, debido a que una gran nube de polvo anunciaba la ubicación exacta. La polvareda había cubierto las elegantes casas, los vehículos y a la misma gente que transitaba en un radio de cuatro cuadras alrededor del hecho.

Don Hernán Flores, quien vestía  shorts, polera y chinelas aguantando las ganas de llorar, contó cómo logro salvar la vida. "Salí al puente, luego escuché un ruido tremendo, volteé a ver y era como si un gran alfajor se hiciera trizas sobre mi casa. Corrí y pensé en mis siete hijos, no se veía nada sólo una gran cortina de humo como la de las torres gemelas de EEUU. Y los vi (a sus hijos)  llenos de polvo una cuadra más abajo”, dijo.

Lamentablemente la suegra de don Hernán no logró salir, así que con ayuda de otros vecinos escarbaron la tierra con maderas, palas y las mismas manos para sacarla. "Afortunadamente la sacamos con vida, está herida y la llevaron al hospital”.

Don Alfonso Peña también lo perdió todo, sus papeles, sus muebles, su jardín. Enojado y con los ojos empapados de lágrimas aseguró que iniciará procesos legales a la Alcaldía paceña por incumplimiento de deberes, porque ellos les advirtieron de las rajaduras de sus casas y del área verde y la comuna no hizo nada. "Cuando uno los busca lo mandan al DEGIR, de ahí a otro lado. Ahora que ya ha pasado todo, todos aparecen”, protestó.

Los vecinos se alarmaron porque cerca del siniestro el olor a gas domiciliario era muy fuerte e incluso pidieron a todos los  habitantes no encender ningún aparato electrónico.

Un chalet, dos casas modestas y otras dos viviendas fue el saldo que cobró el deslizamiento. Los vecinos llamaron a Emergencias, pero ellos llegaron una hora tarde. Incluso, no sólo los bomberos, estaba gente de la Intendencia municipal, de la Secretaría de culturas, algunos concejales  y el alcalde paceño, Luis Revilla.

Las autoridades, oficialmente, no registraron ninguna pérdida humana, pero reportaron una persona herida, además de severos daños materiales de cinco viviendas.

El panorama fue distinto para los cinco cachorros salchicha de Mirco Vera, que no pudieron salvarse. "Mis cachorros están ahí abajo, toda mi casa está sepultada”, dijo mientras veía la nube de polvo que se levantaba a cada instante, porque los escombros continuaban cayendo.

Él vio el deslizamiento desde la avenida Kantutani, y pensó en su familia. La casa es de su tío que vive en EEUU y está valuada en 160 mil  dólares. "Mi tío tomó el primer vuelo para venir acá, sólo verá escombros”, se lamentaba la víctima del desastre.

Otras personas  acudieron en  ayuda de  sus amigos que salían del lugar bajo la supervisión de bomberos. Algunos echaban la culpa a los loteadores del sector superior del cerro, otros al río que estaba detrás. El hecho es que ya hubo indicios del deslizamiento desde la pasada semana, tanto así que una familia optó por desalojar su chalet  el fin de semana y ahora su casa está reducida a escombros.

Desde que Página Siete llegó al lugar,  los pequeños y grandes escombros se desprendían del cerro. Los bomberos y personal de la Alcaldía impidieron el paso de la prensa. Todos quienes circulaban por el lugar quedaban cubiertos por la impresionante polvareda. "Sólo algo sobrenatural está haciendo que todos los escombros no se caigan ahorita”, dijo una señora que iba a consolar a los vecinos  que lloraban por las pérdidas materiales.

Cuando eran las 18:00, seguían cayendo piedras y material del cerro, por lo que no  podían realizarse trabajos de retiro de escombros ni tampoco   tareas para estabilizar la zona.

"En el transcurso del día tenemos que evaluar con los geólogos, para ver en qué momento podemos ingresar, porque todavía hay ciertos movimientos de tierras que pueden ser peligrosos para los propios rescatistas,  trabajadores y para la propia maquinaria que tenemos que disponer en  siguientes  horas”, dijo el alcalde de La Paz, Luis Revilla.

Trabajadores ediles, policías y bomberos implementaron un cordón de seguridad en el lugar. No se permitió a la gente que habita en el punto de mayor riesgo entrar a sus casas, para evitar   desgracias personales.


Alcaldía aún evalúa daños  materiales y afectados


El alcalde de La Paz, Luis Revilla, informó que personal edil aún realiza el relevamiento de datos de los afectados a raíz del desmoronamiento de un talud y de un farellón en un cerro de Bajo Auquisamaña . 

Tal registro se hace en coordinación con los vecinos  para conocer exactamente el número de personas y/o  familias que habitaban estas viviendas. "Nos reuniremos con ellos para ver si les podemos prestar alguna colaboración y asistencia que necesitan”, dijo.

 Página Siete constató ayer que el Palacio Consistorial quedó desierto  porque todos los funcionarios municipales de diversas reparticiones se trasladaron al lugar del siniestro para apoyar  las tareas de emergencia.

Personal edil constató con imágenes aéreas tomadas con drones que el terreno detrás del farallón contiguo a las viviendas dañadas no está afectado. En ese sitio no hay casas o caminos, ni loteadores.

"Hemos  identificado que es un evento específico. No hay un riesgo que el conjunto de farallones de atrás pudieran seguir desmoronándose, no existen otras viviendas, caminos, no teníamos loteadores, absolutamente nada”, dijo.

Geólogos de la Alcaldía y otros especialistas se encuentran en la zona para identificar las causas del hecho. El Alcalde dijo que previsiblemente se deba a infiltraciones de agua en los farallones.

"Las casas que están más contiguas al frente se han evacuado, cinco viviendas más han sido evacuadas”, dijo, porque en la medida que el evento continúa pueden resultar afectadas.  

     Revilla descartó que el hecho hubiera ocurrido por obras de la urbanización Abedules que cuenta con papeles de autorización de Palca. "Un poco más lejos tenemos esta urbanización ilegal Abedules, que tiene autorización de Palca y que está haciendo movimiento de tierra, pero está lejos de este sector”.

Un  vecino indignado: "El municipio tiene que pagar”

Ricardo Alvarez es uno de los vecinos que perdió ayer su casa, sepultada por un deslizamiento de tierra en Bajo Auquisamaña. Para él, toda la responsabilidad de lo sucedido recae en la Alcaldía de La Paz, porque  no escuchó las voces de alerta vecinales sobre la existencia de grietas en el cerro que ayer se derrumbó.

"Yo hago responsable a la Alcaldía por el daño a mi casa, esto me va a pagar, hasta el ultimo centavo" de mi casa, Ricardo Álvarez”, dijo.

Ese vecino no podía disimular su indignación, más que por el deslizamiento, porque la Alcaldía de La Paz y la  Subalcaldía de la zona Sur, que pese a recibir documentación de Álvarez, en  la cual alertaba de la presencia de resquebrajaduras en el cerro, no actuaron.

A principios de enero, la Alcaldía notificó a Álvarez sobre la existencia de una filtración presuntamente en su domicilio, al respecto, ese vecino señala que presentó todas las pruebas de que su domicilio no tenía ese problema, pero luego su domicilio empezó a rajarse, lo que también reportó a la Alcaldía.

"Vinieron (funcionarios de la Alcaldía) taparon con cemento el hueco pero nadie se fijo en el cerro. Yo traje un ingeniero estructural, vio el cerro y me explicó lo que estaba sucediendo. He vuelto a ir a la Alcaldía, he hablado con el subalcalde de la zona Sur. Le he dicho: ‘mi casa se está caendo’”, dijo, pero esa autoridad edil le respondió: "Tiene  que ir al DEGIR, o sea, si voy a tener tiempo... Éste es el resultado de ir de aquí a allá, mi casa se ha caído, la Alcaldía me tiene que responder por mi casa. Porque hay cartas selladas que he presentado a la Subalcaldía, DEGIR, por todo el mundo”, indicó.

 Isabel Calle, otra vecina,  confirmó  que hace un mes se presentaban las rajaduras en el lugar, pero la Alcaldía no actuó con inmediatez.


Fatal deslizamiento aplasta al menos 5 casas en Auquisamaña Fatal deslizamiento aplasta al menos 5 casas en Auquisamaña Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 2/16/2017 03:20:00 p. m. Rating: 5

No hay comentarios

Featured Posts