Real Madrid ELIMINADO en octavos de final


El Real Madrid acumula un nuevo fracaso esta temporada. Al de la Copa del Rey suma ahora el de la Liga de Campeones, donde por sexta temporada consecutiva ha sido eliminado en octavos de final. Un desastre para un equipo construido para conquistar la Décima en el Santiago Bernabéu. En esta dinámica autodestructiva en la que se ha metido el Madrid en la Champions, llegará antes la décima eliminación en octavos que el décimo título. Nadie sale más señalado de este fracaso que el técnico, Manuel Pellegrini, pero las miradas no se deben detener en el chileno.

Le despide otra vez un equipo que no está entre los favoritos para ganar la Copa, lo que ya no es ni un problema, empieza a ser una enfermedad. Es un buen equipo el Lyon, pero está lejos de ser de los mejores de Europa. Tiene dos puñales en ataque, como son Delgado y Lisandro, un futbolista muy recomendable, que se maneja con oficio en la Liga de Campeones. Todo lo contrario que el Madrid. En el conjunto de la eliminatoria el Lyon fue mejor y mereció la clasificación. Una vez más, el Madrid se marcha de la que hace años era su competición, su casa por la puerta de atrás. Mientras jugó en equipo tuvo serias opciones de pasar, cuando comenzaron a buscarse soluciones individuales, naufragó. No supo sentenciar cuando lo tuvo todo a favor y terminó pagándolo.

Pese a todo, el comienzo del Madrid fue bueno, ciertamente ilusionante. A los cinco minutos, Guti recibió el balón en su campo, lo acarició, levantó la cabeza, vio cómo arrancaba Cristiano y le puso un balón perfecto que el portugués convirtió en el primer gol de la noche. Se fue por velocidad de Révelliére y Cris y finalizó metiendo el balón entre las piernas de Lloris. Se juntaron la sutil genialidad de Guti con la genialidad arrolladora del portugués y así debería ser el Madrid, como esa mezcla perfecta.

El Madrid metió una velocidad más que de costumbre a sus acciones en la primera parte y lo hizo con Guti sobre el césped, el hombre que pone pausa a los movimientos del equipo. La razón es simple, lo que se movió fue el balón, que circuló con rapidez en horizontal y vertical. Mostró en la primera parte el Madrid un juego rápido, vertical, pero también elaborado. Supo aprovechar los espacios que concedió el Lyon y ahí se creció Kaká, que encontró su ecosistema favorito con metros por delante.

Completó un buen primer tiempo el Madrid y, pese a que su superioridad se hizo menos evidente con el paso de los minutos, mereció irse a los vestuarios con una ventaja más amplia en el marcador. No ajustó bien el punto de mira Higuaín, que después de un magnífico pase de Granero eludió a Lloris y con la portería vacía envió el balón al poste. Su lamento fue a más poco después, cuando el portero le sacó un tiro abajo. Se llevó además el argentino el reproche de Cristiano, sin nadie a su alrededor y al que debió ceder la pelota.

No hubo demasiadas noticias del Lyon en ataque hasta bien cerca del final, cuando Makoun medio cayéndose no acertó a rematar dentro del área. Pese a todo, la imagen del equipo francés fue mejorando, ganó consistencia en defensa y tuvo más presencia en el centro del campo.

Esa sensación se acrecentó en el segundo tiempo, que lo comenzó el Madrid con ese aire despistado que le invade con frecuencia. Dio aire al Lyon, que ya apuntó buenas sensaciones en el último tramo de la primera parte, presionó con más intensidad la salida de balón del Madrid y le robó el mando del partido. Hizo sufrir al Madrid, que pasó un mal rato al inicio. Avisó Gonalons de cabeza, perdonó Govou dentro del área y puso a prueba Lisandro a Casillas con un misil desde fuera del área que despejó como pudo Iker. El Madrid respondió con una buena ocasión de Kaká. Poca cosa cuando lo que se buscaba era la sentencia.

Comenzó a faltarle el aire a Guti, no apareció tanto Kaká, Higuaín seguía sin tener claro dónde estaba la portería y Cristiano comenzó su particular batalla contra el mundo. Movió sus piezas Pellegrini, que sustituyó al desafortunado Granero por el último héroe, Van der Vaart. Los dioses no estuvieron esta vez del lado del holandés.

La consecuencia a la evidente mejoría del Lyon y al progresivo hundimiento del Madrid fue el gol de Pjanic a falta de un cuarto de hora para el cierre. Delgado combinó con Lisandro y entre éste y Arbeloa le dieron el balón a Pjanic, que batió a Casillas. Una combinación tan simple como efectiva.

Se creyó el Lyon con el trabajo hecho y dio un paso atrás. El Madrid nunca se dio por vencido y volvió a recurrir a su orgullo, a la épica, en definitiva, a los valores que siempre le han distinguido cuando le abandona el fútbol. Sucedió esto ya con Raúl sobre el campo. El capitán entró por Kaká, que hizo visible su enfado por el cambio como nunca antes lo había hecho. La última maniobra de Pellegrini para intentar reactivar una eliminatoria perdida fue meter a Diarra por Arbeloa. Lo que sucedió fue que el Lisandro y Delgado perdonaron al Madrid, que todavía se pudo ir con peor cara. Si eso es posible.

Real Madrid ELIMINADO en octavos de final Real Madrid ELIMINADO en octavos de final Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 3/10/2010 06:01:00 p. m. Rating: 5

Featured Posts