España revoluciona Saint Denis

Siempre es especial escuchar el himno español en Francia, en París. Más cuando ganas. Que se lo pregunten a Indurain, Contador o Nadal, entre otros. Pero es de reconocer que pone los pelos de punta oír a cerca de 80 mil aficionados desgañitándose con 'La Marsellesa'. Los himnos, la magia de Saint Denis y las caras de los jugadores hablaban de un 'amistoso' entre comillas y de carácter oficial, pese a que ni una parecía 'La Bleu' ni otra 'La Roja' (cosas del marketing). España ha demostrado que sabe ganar aún sin hacer su mejor fútbol. Es contundente arriba y segura atrás. Rebosa cualidades y no exagera defectos. Hoy cerró el partido en la primera parte con dos goles, para permitirle a Del Bosque hacer pruebas en la segunda. Así es la solvencia de 'La Roja'.

De inicio, el seleccionador protegió a Torres, para alegría de Rafa Benítez, y en lugar de sacar a otro delantero optó por el plan B: cinco centrocampistas y un solo punta. Un sistema con el que España proyectó su mejor fútbol en la pasada Eurocopa y que Vicente del Bosque ha heredado de Luis Aragonés, en beneficio de la Roja. La novedad era la presencia de Cesc Fábregas, al que acompañaron Busquets, Xabi Alonso, Iniesta y Silva, cinco 'jugones' para dominar el juego y conservar la seña de identidad que se labró esta Selección en la Euro'08. No salió de inicio Xavi Hernández, no hay jugadores imprescindibles.

Hubo que esperar hasta el minuto 18 para ver a 'La Roja', ya me entienden. Busquets liberó de nervios a los españoles con cabezazo en el área que se marchó por la izquierda de Lloris. Primer aviso y cuidado, España comenzaba a asociarse. Fruto de este buen hacer de los 'bajitos', llegó el gol de Villa (35 tantos en 54 partidos). Iniesta, frontal al área, recibió en la medular y levantó la cabeza. Se cruzó Silva, pero el pase llevaba el nombre de David Villa, que dejó atrás a Ciani (perdido en su debut) y mostró a Cristiano y compañía cómo batir a Lloris, meta del Olympique de Lyon (tomarán nota los madridistas para la vuelta de la Champions).

Francia se veía con el marcador en contra y sin las ideas claras. En la era post Zidane, Domenech (que no seguirá en el cargo tras el Mundial) sigue buscando un equipo sólido que no tenga que depender de ayudas arbitrales (la mano de Henry) o de la inspiración individual de Ribèry, Anelka, Henry o Gourcuff. Por nombres, Francia se hace respetar. Por juego, aún no ha encontrado su camino, pero no se la puede menospreciar.

Las caras de impotencia de los galos y los silbidos de la grada hacia su propio equipo me hicieron recordar otra época en España. No muy lejana en tiempo, sí en concepto. Francia salió muy fuerte en la presión, pero se fue desvaneciendo entre toque y toque de los españoles. No sabe si juega a la contra, o si prefiere la pausa. Se queda en medio de ambos caminos. El colmo para los de Domenech fue el gol de Ramos en el descuento de la primera mitad (sí saben los madridistas batir a Lloris). La cercanía del descanso espabiló a los españoles, algo agazapados tras el gol del Guaje pero siempre peligrosos, y se fueron al ataque sin. Primero Villa, luego Cesc rozaron el segundo. Cuando parecía que Gourcuff iba a lanzar una contra 'estilo Zinedine', se interpuso en su destino Xabi Alonso (el mejor de la primera parte en detrimento de Lass), para cortar y habilitar en la banda a Ramos. El lateral recortó y se atrevió con el lanzamiento con la suerte de que tocó en Escudé y despistó a Lloris.

Quizás un 2-0 era demasiada recompensa al descanso, pero España tiene dinamita arriba y aplomo abajo. Un campeón de Europa no sólo vive de marcar goles, también de no recibirlos. Impresionante Piqué y Puyol, sin olvidar a Arbeloa y Ramos, en su lucha contra Nicolás, Thierry y Franck. Apenas vimos a Casillas hasta el momento en su partido 102 con la Selección (iguala a Raúl).

Una de las virtudes de esta Selección es que no dependes de nombres, ni se encorseta en un sistema ni en una táctica. En la segunda mitad entraron Torres, Xavi y Albiol tras el descanso, y luego Navas y Senna. Se fueron Villa, Cesc y Puyol, primero y después Xabi Alonso, que aleccionó a Lass en sus minutos sobre el campo, e Iniesta. España no perdió ni el crédito ni el control. En el otro bando, Henry se fue abucheado por su hinchada y ya oyó los 'olés' en reconocimiento de España en el banquillo.

Si en la primera parte, Alonso centralizó el juego de España, en la segunda Xavi tomó el control. Antes de posicionarse en su rol, Torres había probado sus condiciones en una contra que murió en las manos de Lloris. La velocidad de 'El Niño', Guiza (salió por Silva) y Navas, por banda, invitaba al pase largo y al juego vertical. La decisión estaba en la cabeza de Xavi y era sabedor de que la necesidad no apretaba, por lo que bajó el pistón de los suyos.

Malouda, al palo; Navas, cerca del 0-3

En el 79, Francia pudo alterar el relax de España. Cissé y Malouda crearon en apenas 15 minutos más peligro que Henry, Anelka y Ribèry juntos. En un despiste español, el del Chelsea remató de cabeza al palo un pase del 'renacido' Cissé. Lógico susto dentro del dominio abrumador de España, que vivió apacible los últimos minutos y que pudo hacer sangre en Saint Denis si Navas hubiera culminado una contra de esas que tanto repite en el Sevilla. Falló.

Era un reto ganar en París, en Francia. La última victoria en el país vecino fue hace 42 años, en Lyon. Esta Selección está rompiendo barreras y hoy ha acabado con otra maldición, presentando ante una grande sus credenciales para el Mundial. Es pretencioso hablar de favoritos, pero recientemente han sucumbido ante 'La Roja' selecciones como Argentina, Italia, Alemania o Inglaterra. Es para disfrutar y también para creérselo, aunque con cautela.

España revoluciona Saint Denis España revoluciona Saint Denis Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 3/03/2010 06:24:00 p. m. Rating: 5

Featured Posts