MESSI GUIÓ AL BARCELONA CON DOS TANTOS DE BELLA FACTURA

El campeón de la Liga de campeones siempre es el campeón y así lo demostró el Barcelona. Los de Guardiola sabían que no se podían confiar tras las eliminaciones del Real Madrid y del Sevilla y salieron a por la clasificación desde el principio. Lo cierto es que partían con una ventaja respecto al resto de equipos españoles: habían visto las decepciones de madridistas e hispalenses y contaron sobre el terreno de juego con, probablemente, el mejor jugador del mundo, Leo Messi.

El argentino suma siete goles en los tres últimos partidos y lidera un Barcelona que presenta su clara candidatura para disputar la próxima final en el estadio de su mayor enemigo, el Santiago Bernabéu. En esta ocasión era la cita en la que tienen que aparecer las grandes estrellas: partido de Liga de Campeones, tras sembrar algunas dudas en el choque de ida y sin el motor del equipo, Xavi Hernández. Parece que todo esto le motivó a 'La Pulga' y desde el inicio del encuentro, fue el encargado de encabezar el ataque catalán.

El Stuttgart estuvo muy lejos del nivel mostrado en el choque de ida

Aunque todos los rivales saben cómo es la jugada favorita de Messi: diagonal desde la derecha hacia el centro, sortea a tantos rivales como le salen a su paso y dispara a gol desde el borde del área ante la imposibilidad de que el portero ataje el esférico. Parece muy fácil la teoría, pero repetirlo partido tras partido con éxito sólo está al alcance de la estrella argentina.

De esta forma marcó el primer tanto el Barcelona y encarriló una eliminatoria que ya traía con ventaja de Alemania pero que no podía dejar escapar tras los fracasos de Madrid y Sevilla. Con la ventaja en el marcador, los de Guardiola tocaron en el centro del campo. Busquets, Touré e Iniesta se hicieron los dueños de una medular que no dejó de nutrir balones a una delantera que intercambió constantemente posiciones. Messi, Pedro y Henry permutaron una y otra vez sus demarcaciones y volvieron loca a la zaga germana, que suficiente tuvo con evitar una mayor goleada.

Lo cierto fue que los de Guardiola no realizaron uno de sus mejores partidos de los últimos meses, pero tampoco lo necesitaron. Se notaba la ausencia de Xavi en la medular, pero tampoco se sufría sin el de Tarrasa. Hasta tal punto estaban tranquilos en la medular, que Touré se sumó al ataque como si de un extremo se tratase para recibir un magistral pase de Messi y terminó asistiendo a Pedro, que sólo en el área pequeña no perdonó y no falló a su cita con el gol.

Hasta el descanso, Valdés podría haber sido sustituido por cualquier persona del graderío y la zaga local no necesitó emplearse a fondo en ningún momento. Cacau estuvo a años luz del jugador que fue en el choque de ida, Hleb defraudó en su vuelta al Camp Nou y el resto del centro del campo alemán apenas logró dar más de dos pases seguidos ante la presión de los culés.

Valdés apenas se tuvo que emplear durante los noventa minutos

Tras la reanudación, el Barcelona siguió a lo suyo, empequeñeció a su rival hasta el punto de 'jugar' con él en numerosas fases del choque y sacar las ovaciones de un Camp Nou rendido ante su mayor estrella, Leo Messi. El argentino disputó finalmente todo el partido y aún tuvo tiempo para dar una asistencia a Touré y crearse él solito una jugada de ensueño. En una de sus diagonales dejó atrás a tres contrarios y en el mano a mano no estuvo acertado ante Lehmann y mandó el esférico por la línea de fondo.

Cuando erró ante el meta rival Messi, éste ya había brindado un nuevo tanto a los seguidores tras una combinación de Pedro y Alves. El canario tocó con el brasileño dentro del área y el lateral, jugó de tacón con el líder de la albiceleste para que, con un disparo raso, cogiese a contrapie a Lehmann, que probablemente soñará hoy con Messi, y marcara el tercer tanto del choque.

Ibra se llevó la ovación saliendo desde el banquillo
Con la eliminatoria totalmente encarrilada, Guardiola dio paso a Ibrahimovic. Al sueco se le vio con muchas ganas, pero no pudo gozar de ocasiones claras de gol. También probó el de Santpedor con Piqué en el centro del campo después de la lesión de Busquets y finalmente, dio minutos a un Bojan que volvió a responder tras el sabor agruidulce que le pudo dejar el choque ante el Valencia. El de Linyola tardó un minuto en ver puerta. Aprovechó un pase a la espalda de la zaga visitante y frente a Lehmann, superó a éste por bajo para sumarse a la fiesta y demostrar que puede hacer cosas importantes en este club.

De esta forma: con goleada, buen juego y grandes jugadores, el Barcelona estará en el bombo para el sorteo de los Cuartos de final dando algo de prestigio a la Liga española, ya que tras los fracasos de Real Madrid y Sevilla, ingleses y franceses nos han pasado por la derecha.

MESSI GUIÓ AL BARCELONA CON DOS TANTOS DE BELLA FACTURA MESSI GUIÓ AL BARCELONA CON DOS TANTOS DE BELLA FACTURA Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 3/18/2010 01:00:00 a. m. Rating: 5

Featured Posts