Evo acercó al país a Chile y lo aleja de Perú

Las relaciones diplomáticas con el Perú experimentaron un proceso de deterioro desde que Evo Morales asumió la presidencia de Bolivia. El motivo: la cercanía de Perú con EEUU. Con Chile avanza una agenda de diálogo bilateral.
• REUNIÓN DE MANDATARIOS • Los presidentes de Perú y Bolivia se dan la mano en un encuentro desarrollado el 16 de mayo del 2008 en el Museo de la Nación, en Lima, Perú.
La posición política del gobierno de Evo Morales provocó un distanciamiento histórico con Perú y un acercamiento, también histórico, con Chile, coincidieron en señalar analistas y legisladores.

Este cambio de rumbo (Bolivia siempre fue cercana a Perú y distante a Chile) se explicaría por el alineamiento de Morales en un bloque regional de izquierda, en el que desentonan países como Perú y Colombia, con gobiernos de distinta ideología.

Con relación al Perú, las críticas de Morales comenzaron en abril del 2006, casi inmediatamente llegó al Gobierno. Criticó al entonces presidente peruano, Alejandro Toledo, por la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos. “No se puede creer que el presidente Toledo, que dice representa a los pueblos indígenas, firme ese tratado con EEUU y traicione no sólo a los indígenas peruanos, sino de toda Latinoamérica”, señaló.

El año pasado, ya con Alan García en la presidencia de Perú, denunció que existían bases militares estadounidenses en el vecino país. Luego, a principios de este año, la decisión peruana de otorgar refugio y asilo político a tres ex ministros de Gonzalo Sánchez de Lozada fue interpretada por Morales como una provocación por parte de Lima.

El 28 de mayo declaró al diario chileno La Tercera que tenía información de que el gobierno peruano sabía que perdería la demanda por límites marítimos que interpuso contra Chile ante el Tribunal de La Haya.

En la misma entrevista dijo que “mi problema no es con Perú, es con su Gobierno, con su presidente (Alan García)”.

El 5 de junio se produjo un enfrentamiento en la población peruana de Bagua, donde murieron 31 personas, entre indígenas y policías. Cinco días antes Morales había hecho llegar a un congreso indígena en Perú un mensaje convocando a la revolución. Además, calificó como un “genocidio” el caso de Bagua.

La molestia del gobierno peruano se tradujo en el repliegue de su embajador en La Paz, Fernando Rojas, y una posterior denuncia por injerencia presentada ante la OEA.

Ahora, García dice que Morales quiere extender en la región un proyecto dictatorial y el canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, asegura que “Evo Morales es enemigo del Perú”.

Para los expertos, se trata de un distanciamiento político, como ocurre con el acercamiento con Chile, donde gobierna una socialista (Michelle Bachelet) como Morales.

“Con el Perú hemos llegado a una suerte de estancamiento y debilitamiento enorme de las acciones diplomáticas hasta llegar al borde de la ruptura. Parecería que Bolivia, por privilegiar el eje Caracas-La Habana, está descuidando gravemente la relación con su entorno vecinal”, opinó el ex canciller Armando Loaiza.

El también ex canciller Javier Murillo dijo que existe un componente ideológico que se incorporó en la discusión bilateral, que se manifiesta en la resistencia al vínculo comercial con Estados Unidos a través del Área de Libre Comercio de las Américas y a los TLC, que es alentada por el presidente venezolano y aliado político de Morales, Hugo Chávez.

“Bolivia optó por un camino que considera que los actores comerciales con Estados Unidos generan más dependencia, lo cual no nos beneficiaría y ésa es la lectura del Gobierno”, señaló.

Para Murillo, el distanciamiento refleja “una escalada situada en un plano ideológico”.

El presidente de la Comisión de Política Internacional de la Cámara de Diputados, Michiaki Nagatani, demandó que las declaraciones políticas de uno y otro lado bajen de tono porque no reflejan el sentir de los pueblos. Anunció que para ello tomarán una acción conjunta con parlamentarios peruanos.

El ex canciller del Perú y actual congresista, Luis González Posada, reflejó en una entrevista con La Razón el nivel del malestar del gobierno peruano con la posición política de Morales. “El Perú siempre ha dicho que si hubiera una posibilidad de salida al mar por territorios que fueron peruanos, nosotros cumpliremos positivamente la cláusula de restricción del Tratado de 1929, es decir, no vamos a poner obstáculos, pero obviamente con Evo Morales eso no va a ocurrir”, advirtió.

Con Chile pasa todo lo contrario. El último viernes, el canciller David Choquehuanca ratificó que “existen avances” en la agenda bilateral y anunció la próxima firma de acuerdos.

“En el marco de la agenda de los 13 puntos hay avances. Entre ellos se está por concretar la habilitación del puerto de Iquique y el pago del 50% por el uso de las aguas del Silala”, señaló

Aunque aún sin acuerdos consolidados, el ex vicepresidente del senado chileno, Jaime Gazmuri Mujica, dijo que el acercamiento entre Bolivia y Chile marca un hito en cien años.

“Con el gobierno del presidente Evo Morales hemos tenido un cambio histórico en las relaciones Chile-Bolivia, que durante cien años han vivido de espaldas y en los últimos tres años hemos generado un diálogo muy amplio”.

Esto podría reflejarse en hechos como el del 23 de marzo del 2008, cuando militares chilenos homenajearon a Eduardo Abaroa en la localidad de Calama.

Sin embargo, en criterio del ex presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, Tito Hoz de Vila, el tema central de la relación bilateral, que es el marítimo, fue muy hermético. Además, alertó de la posibilidad de que un cambio de Gobierno pueda afectar las negociaciones, pues en diciembre se programaron elecciones en ambos países.

“En el tema del Silala se avanzó un poco, pero el hecho de que en diciembre hayan elecciones en Chile y Bolivia frenará el avance en el diálogo. Más allá de agosto será imposible seguir adelante y tendrán que informar lo que lograron hasta esa fecha”.

Loaiza coincidió en que si bien la construcción de la agenda fue un acierto, en el tema marítimo no se logró avances concretos.

Para Murillo, el hecho de que no exista información clara hace dudar sobre los verdaderos alcances de la agenda de relacionamiento bilateral con Chile. “No sabemos si existe una negociación formal iniciada o qué ha ocurrido”.

“Con el Perú hemos llegado a una suerte de estancamiento y debilitamiento enorme de las acciones diplomáticas”.
ARMANDO LOAIZA, ex canciller.

“Más allá de agosto será imposible seguir con las conversaciones y tendrán que informar lo que lograron”.
TITO HOZ DE VILA, senador.

Evo acercó al país a Chile y lo aleja de Perú Evo acercó al país a Chile y lo aleja de Perú Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 6/29/2009 09:40:00 a. m. Rating: 5

Featured Posts