Mamá cría hijos más independientes

Una decena de progenitoras relataron a este diario cómo educan a sus hijos y lo que esperan de ellos a futuro. Una psicóloga sostiene que las madres están más informadas y son menos estrictas.
Las madres bolivianas de esta generación buscan que sus hijos sean independientes y estén listos para seguir una carrera profesional exitosa a futuro. Diez mujeres, de 24 a 45 años, confiesan que los valores que les inculcaron sus progenitoras ayudan a educar a sus hijos, pero reconocen que la modernidad hace que sean mucho más abiertas y cuidadosas que sus padres.

La juventud y delgada figura de Jhanett García (24 años), funcionaria de la Alcaldía de El Alto, no delata que ya tiene a una niña de cinco años. Escribiendo en la computadora dijo que su sueño es ver que su hija llegue a ser una buena y renombrada profesional para que pueda enfrentar la vida sin contratiempos, como ella lo viene haciendo.

“Todas las mamás queremos que nuestros hijos sean personas de bien y consoliden su futuro con una buena profesión. Yo tomo en cuenta los valores que me inculcó mi madre, el respeto, la sinceridad y prefirió ser madre antes que mujer, eso lo valoro mucho, aunque la defraudé”, sostuvo.

Karina Soliz es madre de dos hijos (Willy, de seis años y Mar, de cuatro). Ella divide su tiempo entre su trabajo y la educación de sus descendientes. “Mi madre me educó con ternura, comprensión y se dedicaba al cien por ciento, era mi cómplice. Ahora como mamá busco que mis hijos sean personas de bien, les doy confianza para que desarrollen sus hobbies, sean independientes y encuentren una profesión que les permita vivir holgadamente, pero sin olvidar los valores inculcados en casa”.

Según la psicóloga Elizabeth Ordóñez, hubo una época en que las mamás eran “terriblemente autoritarias”, pero en la actualidad, al haber más información, las madres dan los estímulos suficientes para el desarrollo del niño y adolescente, pero sin dejar las normas y valores del hogar.

“Para ser mamá de ahora hay que tener cierto grado de permisos y cierto grado de rigidez, eso le da el equilibrio para educarlos. Por ello, ahora los hijos son diferentes a los de antes porque tienen más estímulos, se desenvuelven mucho mejor ante los mayores y, a veces, frente a extraños”, señaló Ordóñez.

De acuerdo con estudios realizados, la psicóloga sostuvo que cada 10 años se incrementa el coeficiente intelectual de las personas en un tres por ciento, por ello los niños son más inteligentes.

Son bajo esas normas —rigidez y permisividad— que Cintia Nogales educa a su única hija, Fátima Argentina. “Como mamá, le doy a mi hija miel y hiel, porque es mi adoración y quiero que se forme como una persona de bien con proyecciones para que a futuro salga adelante, por eso la apoyo en todas las iniciativas que tiene, le doy estímulos para ser independiente, porque los chicos de ahora son más inquietos y despiertos, y lo que yo hago es orientarla”.

Consuelo Escóbar, de 43 años, tiene una hija de 22 años que se profesionaliza en otro país. La distancia, según dijo, no es obstáculo para transmitirle su amor.

“Soy una madre más comprensiva de lo que fue la mía, pero los valores que me transmitió son los que le inculco a mi hija. Tengo una hija excelente y, por ello, quiero que sea una excelente profesional y excelente boliviana, porque el país requiere de eso. Los niños ahora tienen más posibilidades de aprender, porque tienen mucha información, sólo deben acceder a ello y ser mucho más independientes para que se desenvuelvan en cualquier ámbito”, indicó.

Katy Escóbar (32) es ama de casa. Dedica su tiempo completo a la educación de su hija de seis años, Lorena. Diez minutos antes que terminen las clases de la escuela Brasil, se ubica en las gradas y aguarda la salida de su niña. “Tengo miedo que le pase algo, siempre estoy esperando en la salida y la encargo para que no haga caso a nadie, creo que la sobreprotejo mucho, pero no quiero que le pase nada”.

Doña Katy Escóbar relató que la formación que recibió de su madre fue muy estricta y no le permitió salir sola hasta después que cumplió 16 años. Sin embargo, ella no quiere que pase lo mismo con su hija y, aunque reconoce que cuida mucho de Lorena, la niña es más independiente y exigente con su recreo, la ropa que viste y las salidas a jugar.

Mamá cría hijos más independientes Mamá cría hijos más independientes Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 5/27/2009 10:15:00 a. m. Rating: 5

Featured Posts