La conexión de gas en El Alto se frena por 3 obstáculos

La falta de condiciones técnicas y legales retrasa la conexión. Para admitir la provisión del energético, las juntas vecinales exigen el pago de multas por inasistencia a reuniones. El rápido crecimiento de la urbe vecina crea nuevos usuarios.
• A LA ESPERA • Esperanza Fernández junto al muro que mandó a construir en su cocina para la instalación de gas.
Son casi las 6.30. Como cada 15 días, Pedro Mamani Villca madruga para comprar una garrafa de Gas Licuado de Petróleo (GLP) del camión repartidor. En la cuadra en la que está su casa —sobre la calle K de la zona Pacajes Caluyo, en El Alto— sólo una persona tiene el servicio de gas natural domiciliario.

El barrio de Mamani Villca es uno de los 202 en los que, según la Dirección de Servicios Básicos de la Alcaldía alteña, ya se colocó la tubería de polietileno para transportar el energético. Los propios vecinos excavaron 1.500.000 metros lineales de tierra destinados a ese objetivo. Sin embargo, el suministro del combustible todavía se hace esperar.

“Nos piden una estructura de ladrillo y cemento (en la cocina) para darnos gas; además de tres fotocopias del testimonio de propiedad de la casa y el último pago de impuestos”, contó Mamani.

Las condiciones técnicas y legales de la vivienda son el primer obstáculo con el que tropieza el proyecto de conversión de la matriz energética — de GLP a gas natural— en El Alto, dicen cinco vecinos consultados.

La iniciativa emprendida por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) desde el 2005 encara además otra traba: el crecimiento acelerado de la urbe.

El gerente nacional de Redes y Ductos de YPFB, Óscar López, aseguró que “si tomamos en cuenta el gran crecimiento que tiene la ciudad, cada vez el avance de las instalaciones parece menor”. La conversión se inició cuando El Alto tenía seis distritos, cifra que en los últimos años subió a nueve.

Aseveró que la instalación mínimamente requiere de un espacio exclusivo para la cocina (no necesariamente de ladrillo) y el documento de propiedad de la casa, para respaldar la inversión del Estado en la conexión gratuita.

Yacimientos ha realizado a la fecha 45.980 conexiones de gas en El Alto (ver infograma). López indicó que hasta diciembre se prevé concluir otras 25 mil y que los metros de tubería que se colocaron alcanzan para un total de 120.000. “Hay mucho trabajo por hacer”, complementó.

La empresa ahora pretende acelerar los trabajos. El plan estratégico para las instalaciones que se harán hasta el 2015 contempla que la urbe crecerá a un ritmo anual del cuatro por ciento.

Los vecinos consultados por este medio atribuyen el retraso en el suministro de gas no sólo a las exigencias de YPFB, sino también a la intermediación de las juntas vecinales para gestionar las conexiones ante la estatal.

Un acuerdo firmado con Yacimientos establece que los dirigentes de cada barrio son los encargados de contratar las obras civiles para el tendido de la tubería; mientras la empresa es la que dota el material y paga a microempresas locales para la instalación del gas al interior de las casas, explica el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) , Rubén Mendoza.

Esperanza Fernández reside también en la zona de Pacajes Caluyo, ubicada en el Distrito 3 de la urbe, a unos 20 minutos de la Ceja en minibús. Hace un año, pagó 200 bolivianos para que dos albañiles caven una zanja frente a su edificio y coloquen dentro el tubo que permita el paso del gas.

También edificó parte del muro de ladrillo en su cocina. Aún le falta cancelar 250 bolivianos a su jefe zonal. “Son multas por no haber asistido a las reuniones del barrio y a las marchas convocadas por la junta”, relató.

Claribel Conde Altamirano, residente de la zona César Augusto (Distrito 3), también tiene deudas con la junta. Ella no puede participar en las reuniones de su vecindario porque distribuye su tiempo entre estudiar Derecho y atender una central telefónica.

“Los dirigentes dicen que tengo que pagar una cuota de 300 bolivianos para que mi casa entre a la segunda fase de la instalación (de gas natural)”. Su vivienda tiene la tubería, pero nada más.

“Mi hermano vive en Villa 1 de Mayo; allí todos tienen gas en sus casas, pero no les cobraron nada por la instalación”, acotó.

“En ese tema preferimos no intervenir mucho porque son los dirigentes de la Fejuve los que han firmado el convenio” con Yacimientos para la ejecución del proyecto”, argumentó López.

Para el presidente de la Fejuve alteña, Rubén Mendoza, el pago de multas para la provisión del energético responde a “normas internas que difieren de una zona a otra”. Dijo que los cobros no superan los 24 bolivianos por reunión, pero que se van acumulando. Resaltó que la medida es justa si se considera que una casa con los servicios se vende a mejor precio.

En tanto los problemas que atraviesa la provisión de gas a domicilio no se resuelvan, personas como Pedro Mamani seguirán perdiendo horas de sueño para conseguir una garrafa de GLP

Otras regiones

La Paz • Información de Yacimientos señala que, entre el 2006 y el primer semestre del 2009, se hicieron 10.113 instalaciones de gas natural domiciliario en todo el departamento.

Oruro • En esta ciudad, el proyecto de conversión de la matriz energética, de Gas Licuado de Petróleo (GLP) a Gas Natural (GN), realizó 4.730 conexiones en similar periodo de tiempo.

Potosí • Desde el 2006 a junio de este año, el gas natural a domicilio fue instalado en 4.869 viviendas de esa urbe, según datos de la estatal petrolera.

Chuquisaca • Las instalaciones de gas natural ascendieron a 3.487 en la ciudad de Sucre; mientras en Monteagudo se realizaron 372 instalaciones.

Santa Cruz • Yacimientos concluyó 1.303 conexiones de gas natural a domicilio en la ciudad de Camiri y otras 378 en Charagüa,es decir, 1.681 conexiones en todo el departamento.

La conexión de gas en El Alto se frena por 3 obstáculos La conexión de gas en El Alto se frena por 3 obstáculos Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 7/20/2009 01:38:00 p. m. Rating: 5

Featured Posts