Ratifican alianza política - militar de EEUU, Afganistán y Pakistán

Aldeanos de la provincia de Farah entierran a familiares tras los bombardeos de EEUU.

• Obama explicó que las reuniones, que tenían como objetivo reforzar la cooperación contra el movimiento talibán, han sido “muy productivas”.

EEUU, (Agencias).- El presidente, Barack Obama, aseguró ayer el “compromiso duradero” de su Gobierno para derrotar a la red terrorista Al Qaeda y apoyar a los Gobiernos democráticos de Afganistán y Pakistán. Así lo expresó en el atrio de la Casa Blanca tras sendas reuniones por separado con los líderes de ambos países, Hamid Karzai y Asif Zardari, respectivamente, y una cumbre trilateral.

Cooperación

En sus breves declaraciones, Obama explicó que las reuniones, que tenían como objetivo reforzar la cooperación contra el movimiento talibán, han sido “muy productivas”. Según afirmó el Presidente, “el camino por delante será difícil, habrá más violencia y pasos atrás, pero contamos con un compromiso duradero para derrotar a Al Qaeda y apoyar a los gobiernos democráticos de Pakistán y Afganistán”. Ese esfuerzo, prometió, será “sostenido” y Estados Unidos “no cejará en su empeño”.

El Presidente estadounidense prometió también adoptar “todos los esfuerzos posibles para evitar bajas civiles” en la lucha contra los grupos extremistas. La alternativa que ofrece Al Qaeda y el movimiento talibán, aseguró, es “un futuro de violencia y desesperanza, y ese no es el futuro que el pueblo paquistaní quiere o se merece”.

Civiles muertos

Las declaraciones de Obama se produjeron después de que Karzai pidiera la apertura de una investigación sobre bombardeos estadounidenses el pasado martes en Afganistán que, al parecer, dejaron docenas de muertos civiles. Horas antes, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, manifestaba su pesar por ello en una reunión previa con Karzai y Zardari. “Cualquier pérdida de vidas inocentes es particularmente dolorosa. Lamentamos profundamente esa pérdida”, afirmó Clinton sobre el asunto que ha opacado las conversaciones en la capital estadounidense.

Ofensiva militar

Decenas de civiles han muerto en Afganistán como consecuencia de una cruenta ofensiva militar de las tropas estadounidenses contra los talibanes en el Oeste del país, según ha informado el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). La coalición occidental, encabezada por Estados Unidos bajo la misión antiterrorista Libertad Duradera, llevó a cabo entre el lunes y martes ataques aéreos contra los insurgentes en Farah, provincia occidental afgana. La fuerza conjunta bombardeó a los integristas, ocultos en viviendas, y destruyó numerosas casas de varias aldeas.

Poco después de la operación militar, la portavoz de la Cruz Roja, Jessica Barry, informó de que un equipo de reconocimiento enviado a la zona de combate encontró decenas de cuerpos de civiles entre los escombros de las viviendas, entre ellos un voluntario la Cruz Roja que se encontraba trabajando con una familia de 13 personas.

Mujeres y niños

La organización humanitaria habla de “docenas de fallecidos”, entre los que se encuentran madres y niños, mientras que el gobernador de Farah, Rohul Amin, asegura que los bombardeos han podido causar la muerte de más de 100 civiles. La policía provincial coincide con Barry y cifra los fallecidos en más de un centenar. El jefe policial ha denunciado que durante los combates los talibanes han utilizado a los civiles como escudos humanos. La mayoría de los insurgentes radicales han huido después de los bombardeos y sólo ha quedado un rastro de muerte y casas destrozadas en pueblos como Geraaniand Gank Abad.

Responsabilidades

El secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, llegó ayer a Afganistán en una visita no anunciada, mientras las fuerzas estadounidenses han iniciado una investigación sobre las informaciones de bajas civiles. Las autoridades afganas exigen responsabilidad a los autores de esta brutal ofensiva. El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, que ha ordenado que se investigue el bombardeo, ha calificado de “inaceptables” las muertes de ciudadanos inocentes y ha agradecido las palabras de Clinton.

El mando militar estadounidense de esta coalición, que opera al margen de la Fuerza de Asistencia de Seguridad (ISAF) de la OTAN, ha asumido su participación en el ataque y ha anunciado la apertura de una investigación para esclarecer lo sucedido. “Ofrecemos nuestras condolencias a aquellos afectados por las operaciones de hoy e investigaremos inmediatamente las denuncias para determinar qué ha sucedido”, dijo el martes el portavoz de la coalición, el coronel Greg Julian, antes de conocer la denuncia del Comité de la Cruz Roja.

Un total de 2.118 civiles murieron en 2008 a causa del conflicto afgano, según cifras de la Naciones Unidas (ONU). Las fuerzas afganas y las tropas internacionales fueron responsables de la muerte de 828 personas, de las que un 64 por ciento se debieron a ataques aéreos.

La amenaza talibán para Washington pasa también por Pakistán, vecino de Afganistán y donde se refugian células de Al Qaeda y sus socios extremistas. En su reunión a tres con Karzai y el presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, Obama ha tenido como principal asunto la lucha contra terrorismo de los talibanes.

El enviado especial de EEUU en la región, Richard Holbrooke, dijo el martes que el Gobierno estadounidense debe ejercer “la mayor presión posible” sobre Pakistán, para que ayude en la lucha “contra los extremistas y sus aliados”. “No podemos tener éxito en Afganistán sin el apoyo y la implicación de Pakistán”, agregó ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, su primera comparecencia desde que fue nombrado el pasado 22 de enero para elaborar y supervisar la nueva estrategia del gobierno de Obama en Oriente Próximo.

Las declaraciones del más alto mando militar estadounidense en la zona coinciden con las de la responsable de Exteriores, Hillary Clinton. La secretaria de Estado dijo que Islamabad se había plegado al poder de los integristas y apeló a una mayor implicación del Gobierno de Zardari. Por su parte, Holbrooke advirtió que “Zardari debe demostrar su compromiso y determinación para expulsar de su territorio a Al Qaeda y a los extremistas violentos”.

Contra los talibanes

El posible e inminente ataque a los centros que Al Qaeda mantiene en el valle del Swat, en el oeste Pakistán, ha desencadenado el éxodo de los civiles que residen en la región . Durante los últimos meses, los militantes talibanes avanzaron más allá de este bastión para ampliar su influencia hasta el valle de Buner, ubicado a 97 kilómetros al Noroeste de Islamabad.

Ayer se ha informado de que las fuerzas de seguridad paquistaníes han matado al menos a 64 milicianos en los combates que se han registrado en las últimas horas en un valle montañoso del distrito de Buner, al noroeste de Islamabad. La Guardia Fronteriza ha informado en un comunicado de que también han fallecido dos soldados.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes lanzaron una ofensiva para expulsar a los talibanes de Buner a finales abril. Este operativo se produjo tras las críticas de funcionarios estadounidenses, legisladores y analistas que acusan al presidente paquistaní de no haber hecho lo suficiente para luchar contra los talibanes.

Ratifican alianza política - militar de EEUU, Afganistán y Pakistán Ratifican alianza política - militar de EEUU, Afganistán y Pakistán Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 5/07/2009 10:21:00 a. m. Rating: 5

Featured Posts