Un clásico emotivo, pero sin ganador

Los celestes no pudieron mantener la ventaja de 2-0 y al final resignaron un empate ante el Tigre; ambos se perjudicaron con el resultado.
• Ferreira observa a sus compañeros con el pie sobre el balón, a su lado Reinoso, mientras el juez Ortubé se prepara a dar inicio al clásico, que ayer terminó empatado 2-2.

Bolívar y The Strongest sellaron el romance con sus hinchadas, tal como el atigrado Rodrigo Reyes con la bolivarista Alejandra Pacheco, quienes ratificaron su amor con un beso al final del clásico 161 que ayer se jugó en el Siles y terminó empatado 2-2.

Los aficionados de los dos tradicionales rivales llenaron el estadio Siles con una asistencia oficial de 42.992 espectadores. Ambos equipos confirmaron sus identidades: los celestes con fútbol vistoso y de gran técnica, y los atigrados con garra.

Mientras Rodrigo Reyes, vestido de aurinegro, y Alejandra Pacheco, ataviada con la casaca académica, comentaban minuto a minuto las incidencias del partido, en el campo de juego ambos clubes intentaban hacer suyo el choque, con Miguel Hoyos y Alejandro Schiaparelli como baluartes bolivaristas y Nelvin Soliz y Percy Colque como figuras atigradas.

Bolívar no supo aprovechar la diferencia que tenía de 2-0, y cuando podía liquidar el partido, una falla posibilitó el descuento.

La mano de Julio César Toresani aún no es visible, se vio a un Tigre muy dependiente de Sandro Coelho en la cancha, quien ayer no pudo marcar la diferencia con su temperamento.

Los celestes fueron más eficaces, tras dos opciones fallidas, una de Jair Reinoso y otra de Miguel Hoyos. El primer gol llegó mediante un cabezazo de Alejandro Schiaparelli, a los 19 minutos, su líder por presencia y actitud.

Los atigrados no salían de su sorpresa, cuando Bolívar aumentó mediante Jair Reinoso, a los 23, tras un pase de Abdón Reyes.

El atigrado Nelvin Soliz le puso emoción a los 24 minutos, con un remate que se introdujo al arco celeste, desatando el “Tigre...Tigre...Tigre” en el Siles. Pareció que se les vino la sombra a los bolivaristas cuando salió expulsado Ignacio García, tras tirar el balón luego del pitazo del juez Marcelo Ortubé, de regular actuación, lo que disgustó a los académicos.

La expulsión no se sintió en Bolívar y en el minuto final de la etapa inicial, William Ferreira remató desviado, luego de recibir un pase gol de Schiaparelli.

En el segundo tiempo, Bolívar tomó más precauciones defensivas, lo que fue aprovechado por su rival. Carlos Saucedo, en su primera acción, anotó el empate con un cabezazo ante la escasa oposición rival, a los 16. Creció la figura de Percy Colque, quien con sus incursiones por la izquierda generó peligro en el arco de Arias.

Más que los bolivaristas, los hinchas atigrados comenzaban a gritar. Los últimos minutos fueron amistosos, con ambos en procura del gol pero sin la contundencia en el ataque.

EL FRENTAZO INICIAL: A los 19 minutos, Ignacio García envió un centro que empalmó de cabeza Schiaparelli, quien anotó el 1-0 sin la marca de nadie.

EL SEGUNDO: Reinoso bailó de nuevo a los 23 minutos tras recibir un pase de Abdón Reyes, llegó solo y con un remate por encima de Grosso marcó el 2-0.

EL DESCUENTO: Ni bien terminaba de festejar Bolívar, Nelvin Soliz recibió un pase de Limberg Gutiérrez y con un remate a media altura venció a Carlos Arias.

INGRESO Y GOL: Saucedo entró a los 14 y dos minutos después, a los 16, cabeceó solo un centro de Gutiérrez y superó el arco celeste por segunda vez.

Un clásico emotivo, pero sin ganador Un clásico emotivo, pero sin ganador Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 5/04/2009 08:56:00 a. m. Rating: 5

Featured Posts