viernes, 8 de mayo de 2009

Bolivia ocupa el sexto lugar mundial en diversidad de aves

PATO NEGRO, MACHO; ESPECIE EN PELIGRO.

• Actividades desarrollistas amenazan los hábitats de estas especies en nuestro país.

Bolivia ocupa el 6º lugar en el mundo de los países con mayor diversidad de aves y está entre los 8 lugares con mayor riqueza biológica del planeta, según señaló Edwin Alvarado, Coordinador Nacional de Capacitación y Comunicación de Lidema.

“Su altitud oscila entre los 74 y 6.542 metros sobre el nivel del mar, dando lugar a la existencia de una amplia variedad de regiones y pisos ecológicos que albergan una extraordinaria diversidad de plantas, animales y germoplasma”, apuntó el entrevistado, al referirse a apreciaciones efectuadas por «Birth Life International».

“Bolivia cuenta con más de 1.400 especies, 20 de ellas endémicas, además existen más de 200 especies catalogadas bajo una categoría de amenaza o de rango de distribución restringido”, explicó.

Con motivo de recordar hoy el Día Internacional de las Aves, la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema) exhortó a la sociedad civil y al Estado a redoblar esfuerzos para contribuir a la conservación de la biodiversidad nacional por su importante aporte a la diversidad biológica y sobrevivencia del planeta.

“Es obligación de todos los bolivianos y el Estado contribuir a la conservación de las aves, por su gran importancia ambiental, ya que ellas controlan la población de insectos, evitando la proliferación o posible aparición de plagas y ayudan a la dispersión natural de semillas, ayudando a la conservación de los variados ecosistemas que los cobijan”, señaló Alvarado.

AMENAZA EN EL PAÍS

Al recordar que el país ocupa el sexto lugar a nivel mundial con mayor diversidad de especies de aves, Alvarado destacó que, pese a que Bolivia suscribió la Convención Internacional contra el Tráfico de Especies Silvestres (CITES) aún existen diversas amenazas para su conservación, como el uso de las plumas de aves silvestres para adornar los trajes de algunas fraternidades folklóricas, o el comercio ilegal destinado a la cría como mascotas.

Recordó también que de las aproximadamente 1.400 especies de aves registradas en el país, 20 son “endémicas” (típicas y propias) -que existen únicamente en ciertos ecosistemas de nuestro territorio- y 200 están seriamente amenazadas de extinción, como la de paraba barba azul, cuya población se calcula en aproximadamente dos centenas de ejemplares, codiciados por los comercializadores ilegales.

“Nuestra gran riqueza de especies de aves, se debe a que Bolivia cuenta con una amplia gama de ecosistemas, lo que permite albergar diferentes especies, y porque éste es aún uno de los pocos países a nivel mundial que mantiene áreas poco alteradas por la acción de las personas, debido a la dificultad de acceso a éstas”, acotó.

A tiempo de identificar las amenazas que sufren las aves del país, el Coordinador de Capacitación y Comunicación de Lidema señaló que “cada día que avanza la deforestación en el país estamos afectando esta riqueza y provocando su disminución, porque las actividades desarrollistas asociadas a los monocultivos, la expansión de la frontera agrícola y ganadera, además de otras actividades extractivistas, como la explotación de maderas y las actividades hidrocarburíferas, amenazan los hábitats de las aves de Bolivia”.

Una acción conjunta entre las instituciones y organizaciones de la sociedad civil y el Estado debiera orientarse a incrementar el control y conservación de los hábitats que albergan la gran biodiversidad de Bolivia.