Gobierno de Micheletti le resta importancia a expulsión de OEA

Tegucigalpa y Santiago / Agencias.- El canciller del Gobierno de facto de Honduras, Enrique Ortez, restó importancia ayer a la suspensión de su país de la OEA por no reinstalar en la Presidencia al depuesto Manuel Zelaya, derrocado por los militares el domingo 28 de junio.

Ortez recordó, en declaraciones a la prensa hondureña, que su Gobierno decidió el viernes salir de la Organización de Estados Americanos (OEA) en ejercicio de su “soberanía” y en “repudio” a la pretensión de ese organismo de que se reinstale a Zelaya.

Luego del golpe de Estado y la expulsión de Zelaya de Tegucigalpa, el opositor Roberto Micheletti, hasta la semana pasada presidente del Congreso Nacional, asumió el mando con la aquiescencia de los poderes Legislativo y Judicial. El nuevo Mandatario de facto acusó a la OEA y a su secretario general, el chileno José Miguel Insulza, de intromisión en asuntos internos y de “avalar con su silencio” un presunto complot internacional en su contra.

En su declaración de ayer, el canciller Ortez insistió en que “la OEA lo único que puede hacer es separarnos y allí queda; esto es lo peor que nos puede pasar, seguimos siendo un Estado soberano y todavía somos miembros de las Naciones Unidas”.

Además, hizo énfasis en que “los países pueden tener relaciones bilaterales” y en este sentido “bilateralmente el comercio va a seguir, no puede suspender el comercio”.

El Ministro de Relaciones Exteriores recordó que Cuba estuvo suspendida de la OEA desde 1962 hasta este año, “y allí tienen a Fidel Castro, no le ha pasado nada” por esa separación del Sistema Interamericano.

La Asamblea General de la OEA suspendió el sábado a Honduras por no haber cumplido el mandato de restablecer en el plazo de 72 horas el orden democrático y el estado de derecho y restituir a Zelaya en la Presidencia.

Mientras tanto, el embajador hondureño en Chile, Francisco Martínez, aseguró que cerca del 80 por ciento de la población hondureña está de acuerdo con el “Gobierno de transición”, que además “cuenta con gran apoyo político”.

Este respaldo existe, aseguró, por un temor “muy fundamentado, ya que todas las conductas y procedimientos (de Manuel Zelaya) apuntaban a una clara intención de imponer un modelo de izquierda totalitario, totalmente distinto al espíritu democrático que tiene el pueblo hondureño”.

El diplomático insistió, en declaraciones al diario El Mercurio de Santiago: “Creemos que perfectamente podemos manejarnos sin la OEA”, aunque matizó su respuesta al aclarar que “no se trata de una muestra de rebeldía o ruptura de lazos permanentes”.

El Embajador criticó al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, al afirmar que pudo haber ido el viernes a Tegucigalpa con una postura más conciliadora, “no con una posición directa o con un ultimátum”, en referencia a la visita del diplomático chileno a la capital hondureña, donde se reunió con varios dirigentes políticos y sociales, pero no con representantes del nuevo Gobierno.

En opinión de Martínez, el organismo interamericano, con sede en Washington, debería mandar también una comisión para “estudiar la verdadera situación del país”, que, en su opinión, “es bastante diferente a lo que se pretende establecer a nivel internacional”.

El diplomático consideró clave el Gobierno de transición encabezado por Micheletti para que, “una vez restablecida la normalidad democrática de Honduras, pueda volver a caminar y volver a tener los vínculos normales con la comunidad internacional, tanto en el ámbito de las relaciones internacionales como en la economía y orden social interno”.

España ofrece su mediación

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, ofreció ayer “los buenos oficios de España para impulsar un diálogo y un acuerdo en Honduras a fin de lograr una salida democrática, y tras la expulsión de ese país de la OEA”.

Además, el jefe del Gobierno pidió “la restitución de Manuel Zelaya” y aseguró que “es indiscutible que ha sido apartado de la Presidencia por un golpe de Estado”, y consideró que “es igualmente indiscutible que debe ser repuesto en su cargo para responder de lo que haya hecho como presidente”.

Chile dice que la OEA hizo historia

La Cancillería chilena ratificó ayer su condena al golpe en Honduras y calificó de “histórica” la votación en la OEA que decidió el sábado suspender al país por incumplir su orden de restituir a Manuel Zelaya.

El subsecretario de Relaciones Exteriores de Chile, Alberto van Klaveren, hizo un llamado para “lograr, por la vía pacífica, el retorno de Zelaya a sus funciones, ya que es necesario complementar las acciones condenatorias con iniciativas y medidas multilaterales adicionales que contribuyan al restablecimiento de la democracia”.

Experta pide cortar ayuda

La expulsión de Honduras de la OEA fue calificada “como un sombrío pero necesario paso ante la intransigencia del Gobierno de facto de Roberto Micheletti”, por Joy Olson, directora de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos.

“El Gobierno de Estados Unidos —dijo— debería ahora actuar en consecuencia y suspender toda asistencia, como lo establece la ley”, en referencia a la Ley de Asistencia Exterior de ese país, que obliga a cortar la ayuda para los países cuyo gobierno sea derrocado mediante un golpe de Estado.

OTROS DATOS

A la semana del golpe que derrocó a Manuel Zelaya, éste decidió volver.

Ante críticas de la comunidad internacional, golpistas dicen tener respaldo.

Gobiernos y organismos aún hacen votos por la restitución del orden democrático.

“Las conductas de Zelaya apuntaban a imponer un modelo de izquierda totalitario, sin espíritu democrático”

Gobierno de Micheletti le resta importancia a expulsión de OEA Gobierno de Micheletti le resta importancia a expulsión de OEA Reviewed by Wily Noel Condori Martinez on 7/06/2009 09:48:00 a. m. Rating: 5

Featured Posts